Acompañando los primeros pasos en educación

Chile

Fundación Loyola trabaja en algunas de las comunas con mayor pobreza en Chile, buscando entregar educación de calidad a través de sus jardines infantiles y salas cunas a niños y niñas en situación vulnerable. Su modelo educativo es de gran calidad pero no ha logrado conciliar el desarrollo emocional con el desarrollo académico. Juntos trabajamos para lograr un modelo educativo integral que permita a sus niños y niñas acceder a más oportunidades que mejoren su calidad de vida. Nuestro socio territorial en este proyecto es Fe y Alegría, a través de Fundación Loyola.

Problema

El proyecto educativo de Fundación Loyola ha buscado que los niños y niñas que asisten a sus aulas logren ingresar al sistema educativo con las mejores herramientas posibles. Sin embargo, esta búsqueda ha sobre escolarizado la enseñanza y ha dejado de lado la adquisición de conocimientos y habilidades de comunicación, ciencias y relaciones humanas, lo que merma el alcance de una educación integral.

Proyecto

Para lograr que los niños y niñas mejoren su calidad de vida, Fundación Loyola debe ofrecer un modelo educativo integral y acorde con su ciclo vital. Para lograrlo trabajamos en conjunto mediante una intervención en la calidad, cobertura y prácticas formativas de su modelo actual en conjunto con los docentes y directivos. Buscamos una implementación pedagógica del modelo atractiva, tanto para ellos como para las familias de los niños y niñas. De esta forma se pretende lograr que reciban una educación orientada a promover su aprendizaje y desarrollo como seres sociales, personas y sujetos de derechos y participes de su proceso formativo.

Comunidad

En este proyecto trabajamos directamente con 40 de los educadores de los centros de la red de Fundación Loyola, de la regiones Metropolitana y de Valparaíso en Chile. Con ello beneficiamos directamente a cerca de 600 niños y niñas de entre 6 meses y 6 años, asistentes a los jardines infantiles y salas cunas. Junto a ellos, beneficiamos indirectamente a cerca de 650 familiares cercanos a los menores.

Voluntarios involucrados