Huertas de autoconsumo: donde crece el derecho a una mejor alimentación

Guatemala

Macalajau es una comunidad indígena descendiente de la cultura Maya, emplazada en la localidad de Uspantan en Guatemala. La belleza de su gente y paisajes se opone a una de las realidades más crudas del continente: 1 de cada 2 niños del país vive en un estado de desnutrición. Luchando por revertir esta realidad, América Solidaria se encuentran fomentando el uso de huertas de autoconsumo. El Fondo Chile Contra el Hambre y la Pobreza, administrado por el PNUD, financió el primer año del proyecto de huertas de autoconsumo familiares y comunitarias en  Macalajau, Guatemala. Hoy financia el Proyecto Bi Nacional de huertas de autoconsumo familiares, educacionales y comunitarias ejecutándose en Canaque, Guatemala y en El Progreso, Honduras. Nuestro socio territorial es: Hábitat para la Humanidad

Problema

La realidad de Guatemala es apremiante. Casi la mitad de sus niños viven en un estado de desnutrición. Si bien, muchos de estos no sufren la falta de alimentos, la poca diversidad de su dieta no alcanza a cubrir sus necesidades nutricionales. Entre las causas se identifica la precariedad de hábitos alimenticios y de prácticas agrícolas que diversifiquen su dieta. Asimismo, afecta el desconocimiento de los aportes nutricionales de los alimentos y las buenas prácticas en su manejo y en el de los residuos resultantes de éstos. Otro factor importante es la escasez de recursos económicos de la comunidad y de conocimientos de autogestión para estos.

Proyecto

La comunidad de Macalajau necesita adquirir conocimientos que les permitan diversificar su dieta y autogestionar los recursos escasos que maneja y, de esta forma, mejorar su calidad de vida. En América Solidaria estamos trabajando en conjunto con la comunidad, construyendo 80 huertas familiares y una comunitaria para autoconsumo. El objetivo es que la comunidad pueda cultivar alimentos que les garanticen una alimentación equilibrada y de calidad y que puedan generar recursos económicos a partir de sus huertas. También se contempla la capacitación en temáticas de autogestión, técnicas agrícolas, hábitos alimenticios, entre otras.

Comunidad

La comunidad de Macalajau está compuesta por 62 familias: hombres, mujeres, jóvenes, niñas y niños que han podido diversificar su nutrición.

Voluntarios involucrados