Romper el círculo de la violencia salvadoreña: herramientas para no reincidir

Chile

Según datos de la ONG SaveTheChildren, El Salvador es el tercer país del mundo con más homicidios infantiles. Sólo entre 2005 y 2013, según el Instituto de Medicina de ese país, se registraron cerca de 6.300 asesinatos de menores edad. En ese contexto, nuestro trabajo allí se vuelve fundamental. Por eso, en septiembre llegamos a San Salvador con el fin de entregarle a los menores privados de libertad, muchos de ellos envueltos en un círculo de violencia, las herramientas para no seguir reincidiendo.

Este proyecto lo realizamos en conjunto a ConTextos, una organización sin fines de lucro que lleva cuatro años trabajando en comunidades y centros de detención juvenil. Su labor consiste principalmente en utilizar la escritura como técnica de reflexión y expresión de la violenta realidad en la que están inmersos niños, niñas y jóvenes. Para llevar a cabo esta alianza, llegamos hasta El Salvador junto a voluntarios profesionales de América Solidaria, específicamente psicólogos, trabajadores sociales y sociólogos, quienes ponen a disposición sus conocimientos para apoyar en distintos talleres de escritura donde los adolescentes puedan resignificar sus historias.

Para el director de la causa de Protección y Promoción de Derechos de Infancia, José García, el que estén privados y privadas de libertad es consecuencia de una problemática mucho más profunda: la desigualdad en los países de Centroamérica, que a su vez se traduce en inestabilidad social, falta de oportunidades, y deriva en violencia y en el predominio de las pandillas. “La importancia de estar allá es poder trabajar con estos adolescentes, hombres y mujeres entre 13 y 17 años, dándoles confianza y herramientas para ayudarles a creer que es posible construir una historia de vida distinta y que pueden tener un lugar en la sociedad”, señala.