Nueva generación de profesionales voluntarios/as llega a Chile para participar de su proceso de formación

Chile
América Solidaria trabaja para que un continente sin fronteras sea posible, por ello dos veces al año realiza la formación inicial de voluntarios/as que vienen de distintas partes de Iberoamérica y que se preparan para trabajar en las comunidades más vulnerables del continente durante un año.

Con la llegada de marzo, se le da la bienvenida a una nueva generación de voluntarios y voluntarias provenientes de 13 países diferentes: Chile, Argentina, Brasil, Costa Rica, Guatemala, Haití, Honduras, México, Paraguay, Perú, Uruguay y España. Tras 15 años de realizar la inducción en Santiago, por primera vez se realizarán dos procesos de formación, es decir que de los 79 voluntarios/as que comienzan sus proyectos en marzo, la mitad se formará en Chile y la otra en Colombia.

Una de las características del voluntariado internacional de América Solidaria es que el profesional debe ejecutar un proyecto social en un país distinto al de origen, por ello, es que los voluntarios/as que llegan a Chile vienen de otros países, y por otra parte, los profesionales chilenos se van fuera del país.

David Meza, ingeniero comercial de Valparaíso, será uno de los chilenos que viajará a Colombia y será parte del nuevo proyecto que abre la fundación en conjunto con la Agencia Presidencial de Cooperación Internacional de Colombia (APC) y la Agencia de Cooperación Chilena para el Desarrollo (AGCID). El cual comienza en abril de este año y que pone en manos de voluntarios/as chilenos/as la reactivación económica en los territorios post conflicto.

“He estado estudiando harto la comunidad a la que me voy, los Guambianos, la historia de Colombia y también el tratado de Paz que se firmó y sus distintos postulados, uno de ellos es revitalizar la actividad económica en el campo. Es un proyecto bastante importante para la realidad que vive actualmente Colombia. Hago el paralelo con lo que pasó en Chile en los noventas, son procesos fuertes de conciliación de la sociedad, pero desde ahora los colombianos están comenzando a construir nuevas formas de vivir, por eso para mí es muy gratificante participar en esto”, explica David.

De este modo, las oficinas de Chile y Colombia sumarán esfuerzos para preparar a los 79 jóvenes profesionales que intervendrán liderando proyectos sociales enfocado a mejorar las condiciones de vida y oportunidades de las comunidades más excluidas y vulnerables del continente.