Fundación América Solidaria

Las diferentes voces de un voluntariado corporativo

Chile
A inicios de este año América Solidaria junto a Seguros Falabella comenzaron una nueva etapa de voluntariado corporativo con la Fundación San José, institución que acoge a niños y niñas en situación de abandono y maltrato. El pasado miércoles, trabajadores y trabajadoras de la empresa compartieron con niños y niñas del Hogar Belén, los acompañaron a un parque de camas elásticas y diversión, donde pudieron disfrutar juntos. ¿Cómo viven esta experiencia los voluntarios/as, los niños/as y las personas de nuestro equipo América Solidaria? A continuación, las diferentes voces de quienes llevaron a cabo este proyecto:

La voz de la experiencia

“Siempre hay una donación de las empresas que nos financian para generar los proyectos y para que se lleven a cabo estas instancias de voluntariados. Que los trabajadores se sumen a los voluntariados es súper importante porque es nuestro más grande objetivo, llegar a una red más grande de voluntarios y voluntarias y que puedan replicar esta práctica o llegar a contarle a sus familias o algún amigo, y esto puede incentivar a más personas a ser voluntarios, que después se vuelve también actores fundamentales en la causa”.

Tania Collante – Especialista en desarrollo de alianzas y fondos en América Solidaria

 

La voz de quien estuvo con los niños y niñas

“Con los niños y niñas que estamos trabajando hoy en el voluntariado corporativo, se apunta principalmente a la autonomía y que puedan conocer y desarrollar otras habilidades más a nivel personal. Si no existieran estas personas, tal vez los niños no tendrían estas oportunidades de poder tener otro tipo de desarrollo en un diferente espacio y con otras personas”

Constanza Matus – Ex-Coordinadora de voluntariado corporativo en América Solidaria

La voz del colaborador

“El voluntariado corporativo es muy enriquecedor para los colaboradores porque se vinculan con niños que a veces tienen carencias y, sin embargo,reciben mucho cariño de vuelta y se van con una experiencia que al llegar a su casa comparten con sus familias y amigos que en definitiva los hizo crecer como persona y hacer feliz por un rato a un niño o niña que lo necesite”

Andrea Millán – Encargada de comunicaciones y RSE de Seguros Falabella

La voz del voluntario/a

“Cada voluntariado que he participado ha sido un descubrimiento, me conectan con una realidad que muchas veces es ajena pero que es un verdadero cable a tierra y te hacen valorar lo realmente importante en la vida. La experiencia con los bebés fue realmente maravillosa y la salida con los niños a las camas elásticas fue un volver a sentirse como niño”.

Jeanette Fuenzalida – Voluntaria de Seguros Falabella

La voz de nuestros aliados

“La verdad es que para nosotros como fundación el que se generen estos espacios de voluntariado significan mucho para nosotros. Los niños pueden mejorar su calidad de vida, se les muestra que sí se pueden generar momentos de alegría, poder generar vínculos seguros y de confianza con algunas personas. Se ve que los voluntarios quieren lograr un cambio social, generar conciencia social y trabajar por la infancia de nuestro país, especialmente por aquellos niños que tenemos nosotros que han sido gravemente vulnerados sus derechos”.

Marcela Castro – Coordinadora voluntariado de Fundación San José para la Adopción

 

“Nuestros niños a pesar de todas sus problemáticas personales siguen siendo niños como cualquier otro, y en ese sentido este tipo de instancias de divertimiento nos ayudan a darles momentos recreativos y nuevos espacios donde puedan disfrutar momentos de alegría igual que cualquier niño de su edad. Cada vez que les planteamos actividades fuera del hogar ya sea culturales o de entretenimiento, los niños están ávidos de participar, se integran rápidamente y disfrutan a pleno cada momento de la actividad en conjunto con los voluntarios que siempre transmiten alegría y amor”.

Camila Caselli Rodríguez- Educadora de Párvulos Hogar Preescolar Belén

La voz de los niños y niñas

“Me gustó mucho este paseo porque comimos pizza, salté mucho y jugamos con una pelota negra”

M. M., 7 años

“Me gusta que salgamos a jugar porque así nosotros nos divertimos mucho más y porque, si nosotros no salimos a pasear, vamos a seguir peleando en la casa”

Z. R., 8 años

“Me gusta mucho que salgamos porque así nos divertimos, lo pasamos bien y yo me porto bien”

F. H., 5 años